PT URGE AL GOBIERNO FEDERAL DEFENDER LA SOBERANÍA Y DIGNIDAD DE MÉXICO FRENTE AL NUEVO GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

    0
    455

    Ciudad de México, a 20 de enero de 2017.- Ahora que Donald Trump ha tomado protesta como presidente de Estados Unidos, el Partido del Trabajo convoca al gobierno federal a que defienda la soberanía y dignidad del pueblo mexicano.

    Muchas son las posturas que Trump ha asumido respecto a México pero  la que más preocupa al PT es el sentimiento nacionalista con el que ha impregnando a la sociedad norteamericana, alimentando la discriminación, el racismo, la violencia, así como su intención de deportar a miles de migrantes mexicanos con graves consecuencias para nuestro país, por lo que el Partido del Trabajo insta a las autoridades a velar por los derechos de los connacionales y no permitir atropello alguno contra ellos.

    Asimismo, se hace un llamado al gobierno a no ser sumiso frente al nuevo gobierno del país vecino del norte, sino sentar las bases de una relación de respeto entre ambas naciones, basta apegarse a los principios del derecho internacional de respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos, y a los preceptos contenidos tanto en la Constitución mexicana como de las leyes en materia migratoria y de derechos humanos.

    El PT se suma a las voces de millones de mexicanos que se oponen a la construcción del muro fronterizo, y aún más indignante, a la pretensión del magnate norteamericano de que el costo de ese monumento a la ignominia corra a cargo del bolsillo de los mexicanos, por lo que el partido demanda al gobierno asumir una postura firme y contundente contra ese proyecto.

    Por otro lado, ante los chantajes de Donald Trump para evitar que empresas transnacionales se establezcan en México y con ello generar mayor desempleo e inestabilidad económica, es responsabilidad del Estado mexicano crear las condiciones para reactivar la cadena productiva nacional, ya que ello permitiría el crecimiento de la economía y el bienestar de millones de mexicanos, lo que a su vez podría traducirse en un freno a la migración masiva de mexicanos hacia Estados Unidos.

    Finalmente, la dirigencia nacional llamó al gobierno para que a través tanto del Ejecutivo como del Canciller, busquen consensos para una buena relación bilateral, ya que tampoco se trata de entrar en una dinámica de confrontación sino de acuerdos, pero respetando siempre la dignidad e intereses legítimos del pueblo mexicano.