MANUAL TÉCNICO “PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD PARA LA CONTENCIÓN DE ENFERMEDADES EN ANFIBIOS Y PECES PARA EXPERIMENTACIÓN”

    0
    1045

    Morelia, Michoacán, México, 10 de mayo de 2017, INIRENA.- Dirigido a  investigadores, técnicos  y  alumnos de  carreras  afines  a  las  áreas  biológicas que  desarrollen investigación en áreas de experimentación en laboratorios de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo o de otras instituciones, el Dr. Luis Humberto Escalera Vázquez, preparó y editó el manual técnico  “Protocolos de bioseguridad para la contención de enfermedades en anfibios y peces para experimentación”, que se ha convertido en una herramienta excepcional para la investigación en biología y ciencias relacionadas.

    Este manual es una guía para que los estudiantes, investigadores y personal de apoyo, conozcan los protocolos de bioseguridad y funcionamiento del área y los sistemas de experimentación en los diferentes laboratorios, como en el Instituto de Investigaciones sobre Recursos Naturales de la universidad nicolaita.

    El Dr. Luis Humberto Escalera Vázquez es docente investigador del INIRENA  y recibió apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) y de la propia UMSNH para su preparación y edición en octubre de 2016. Desde esa fecha este manual “Protocolos de bioseguridad para la contención de enfermedades en anfibios y peces para experimentación” se ha convertido en un sistema de trabajo muy importante que garantiza el manejo adecuado de organismos, reactivos químicos, agua, gases y otros insumos para la ciencia experimental en el área biológica.

    Entre los aspectos que considera este manual destacan: Normas básicas de seguridad para el personal de apoyo y de investigación; Identificación de áreas, equipo e instalación de zonas de seguridad; Sistema de tratamiento de agua; Sistemas de cuarentena; Protocolo general de cuarentena y uso de organismos utilizados para experimentación; Eutanasia; Manipulación de organismos infectados en experimentos; Protocolo de mantenimiento, descontaminación, limpieza y desecho de material infeccioso; Control de insectos y roedores; Almacenamiento de químicos y Manejo de emergencias, entre otros.

    Escalera Vázquez explicó que el manual   contempla   puntos   importantes   sobre   medidas   de   bioseguridad relacionadas el estudio de anfibios y peces en condiciones experimentales. Se consideran aquí, formas  de  manejo  y  contención  de  individuos y medidas  de  seguridad dentro de las áreas experimentales. Para ello, se incluyen medidas  y  estándares  internacionales,  así  como  los  niveles  de  bioseguridad aplicables  a  dicha área  de  experimentación que son catalogadas como Bioseguridad  nivel  1 (BSL-1).

    El manual  puede funcionar  como  guía  sobre  el  manejo  y  contención  de  anfibios  y  peces  en  sistemas  de experimentación  externos, aunque en virtud de las  características  particulares  de  cada  laboratorio su autor sugiere  ampliamente  considerar  las diferencias en las instalaciones con relación a las áreas experimentales del INIRENA, así como las especies de anfibios y peces de estudio y el tipo de infecciones a tratar y experimentar.

    Luis Escalera afirmó que la experimentación  en  anfibios  y  peces  en  laboratorio  requiere  en  su  mayor parte de sistemas acuícolas a baja escala que garanticen el éxito del experimento y además; y evitar la propagación y transmisión  de  enfermedades,  ya  sea porque en el experimento se consideró estudiar enfermedades de estos grupos biológicos o por enfermedades propias que se presenten a lo largo del mismo.

    Recomendó que las áreas de experimentación en los laboratorios sean adecuadas y cuenten con un nivel óptimo de aislamiento, manejo y desinfección del agua y del material utilizado a lo largo de los experimentos, para evitar la transmisión y propagación de agentes  biológicos  con potencial infeccioso al ambiente y fundamentalmente, para garantizar la seguridad del personal que labore directa o indirectamente dentro de las instalaciones en donde se realicen este tipo de experimentos.

    Aseguró que el Instituto de Investigaciones Sobre los Recursos Naturales de la Universidad Michoacana  de  San  Nicolás  de  Hidalgo  cuenta con un área adecuada para realizar experimentos con anfibios y peces nativos, diseñada para realizar experimentos con  enfermedades  emergentes  de  dichos  grupos  biológicos.

    Dentro  de  los  niveles  de  bioseguridad en el INIRENA,  esta  área  está  catalogada  como Nivel  de Bioseguridad  1 (BSL-1), es decir, que los  agentes infecciosos  que  se  consideren  en  los experimentos no representan una amenaza para la salud humana. Para este nivel solo se requieren prácticas estandarizadas sencillas de bioseguridad pero constantes de trabajo en las áreas en las que se realicen los experimentos.

    El científico nicolaita sostuvo que los  agentes  infecciosos  considerados  en  este  nivel, no  causan enfermedades en humanos adultos  saludables; sin embargo, se  debe  evitar  que  el personal que presente un sistema inmune comprometido temporal o permanentemente evite las instalaciones, como es el caso de personas con padecimientos respiratorios y  alergias.

    Comentó que algunas de   las   medidas   de bioseguridad  mencionadas  en  este  manual,  podrían parecer  triviales, sobre todo para investigadores con experiencia, sin embargo, se mencionan para que el personal experto y sobre todo los principiantes, conozcan con precisión los  procedimientos para evitar así la propagación  de  enfermedades o  una  alta  mortalidad de  los  individuos  de  estudio; la pérdida  del  experimento y fallas  en  el  equipo y sistemas experimentales por  un  mal  manejo.

    Entre las normas básicas que se deben cumplir en todo laboratorio están: No fumar, comer, beber, o almacenar alimentos en el área experimental. Utilizar equipo de protección como bata de laboratorio, botas aislantes, guantes y lentes protectores. Nunca salir del área experimental con las batas y botas utilizadas dentro. Desinfectar las botas en la zona especificada para ello. Y lavarse frecuentemente las manos, especialmente después del uso de guantes y antes de salir del área experimental.

    Otros aspectos básicos son: Mantener la puerta del área de experimentación cerrada  en todo momento. Observar  los  límites  en  el  acceso  al  espacio  del área  experimental al  trabajar. Descontaminar las superficies de trabajo después de cada uso y después de cualquier  derrame. En  superficies  de  acero  inoxidable utilizar desinfectantes  antibacterianos  que  contengan  alcohol  isopropílico,  etílico  o propílico. Nunca utilizar   productos   que   contengan hipoclorito   de   sodio como el cloro o productos químicos abrasivos.

    El Dr. Luis Humberto Escalera Vázquez también estableció que al  utilizar  material  inflamable,  se deben minimizar  salpicaduras y asilar el material  y equipo que pueda verse comprometido o dañado por salpicaduras o alcance por flama. Además, se deben aumentar las precauciones al usar objetos punzantes como tijeras, agujas, escalpelos, etc. y usar contenedores especiales para desecho de a gujas y otros objetos similares.

    Un aspecto esencial es que al finalizar los experimentos, el agua  utilizada  deberá  ser  tratada  mediante  un  proceso  de  ozono y liberarse en zonas útiles  para  riego  interno. El especialista subrayó que nunca debe liberarse el  agua, aún tratada con ozono, en la red general de drenaje sanitario municipal.

    Finalmente, para controlar las enfermedades producidas por individuos que procedan del campo o de cultivos en los cuales se desconoce la calidad  del  agua  y  las  enfermedades  potenciales  de  las  que  puedan  ser vectores, se deben aislar en los sistemas de cuarentena dentro de la zona  principal  de  experimentación. Estos  sistemas deben funcionar como sitio de aislamiento y tratamiento preventivo para individuos que serán utilizados en los experimentos y requerirán una supervisión de unos 40 días, para asegurar  que  no tengan  parásitos,  hongos,  bacterias  o  enfermedades  infecciosas  con  el potencial de infectar a otros individuos, o producir sesgos en el diseño experimental.

    El manual técnico  “Protocolos de bioseguridad para la contención de enfermedades en anfibios y peces para experimentación” está disponible en las ligas:  http://www.inirena.umich.mx/ y http://www.inirena.umich.mx/maestria_ecologia_integrativa/images/formatos/documentos-utiles/Manual_del_area_del_area_experimental_para_anfibios_y_especies.pdf

    Para citar el presente trabajo, el autor sugiere la siguiente forma: Escalera – Vázquez, Luis H. (2016) Protocolos de bioseguridad para la contención de enfermedades en anfibios y peces para experimentación. Morelia, Michoacán. Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.