LLAMA AGUILERA ROJAS A DESTINAR MAYORES RECURSOS PARA EL MANEJO Y PRESERVACIÓN DE ÁREAS NATURALES

    0
    404

    Morelia; Michoacán, 11 de junio de 2017.-  Con el objetivo de que se destinen recursos por parte de la federación y estado, para el manejo y preservación de las áreas naturales protegidas que existen en el estado, y para que la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, en el ámbito de sus facultades incremente la superficie y el número de áreas naturales protegidas en la entidad, a efecto de que se constituya un corredor bio-cultural en Michoacán, el diputado José Guadalupe Aguilera Rojas presentará un exhorto en el pleno de la LXXIII Legislatura Local, en la siguiente sesión.

    El diputado local por el Distrito de Pátzcuaro, resaltó la importancia de que se incrementen el número de áreas naturales protegidas en la entidad, para generar la posibilidad de que los ecosistemas se puedan interconectar, a fin de permitir la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas y facilitar que se establezca un corredor bio-cultural  en el Estado de Michoacán.

    “Con ello se lograría la continuidad de los procesos ecológicos, como el intercambio genético, la evolución, la migración y repoblación; que el patrimonio cultural tangible e intangible se valorice y fortalezca su aporte al desarrollo comunitario, así como la provisión de bienes y servicios ambientales y oportunidades de desarrollo sostenible”.

    En ese sentido, subrayó que el cambio climático se ha constituido en una gran amenaza para el equilibrio de la naturaleza y está poniendo en riesgo algo tan vital como la biodiversidad y el mantenimiento de los ecosistemas.

    Recordó que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, actualmente administra 176 áreas naturales protegidas de carácter federal en sus diferentes categorías como lo son: reserva de la biosfera 41, parque nacional 67, monumento natural 5, áreas de protección de recursos naturales 8, área de protección de flora y fauna 37 y santuarios 18  que representan 25 millones 394 mil 779 hectáreas y están divididas en nueve regiones. Entre estas se encuentran las reservas de la biosfera de la Mariposa Monarca y la de Zicuirán-Infiernillo.

    “Michoacán cuenta con 47 áreas protegidas de competencia estatal de diferentes categorías como son: zonas sujetas a preservación ecológica 15, parques urbanos ecológicos 9, reservas patrimoniales 2, parques naturales 1, parques estatales 3, zonas de restauración y protección ambiental 4, zonas de restauración ambiental 1 y áreas voluntarias para la conservación 9, las que comprenden 67 mil 272 hectáreas que corresponden al 1.12 por ciento del territorio estatal”.

    Aunado a lo anterior, enfatizó que dichas áreas necesitan un manejo adecuado, para que se realicen las actividades necesarias con el fin de que funcionen correctamente, por lo que deben contar con los recursos humanos y económicos necesarios para la preservación, manejo y protección de las mismas, a efecto de que la flora y la fauna así como la población que habita dentro de alguna o algunas áreas naturales protegidas o cerca de estas, sean beneficiadas.

    No obstante, recalcó que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y el Gobierno del Estado, aportaban recursos para la preservación, manejo y mantenimiento de las áreas naturales protegidas que existen en el estado. Sin embargo a partir del año 2015, dejaron de entregar dichos recursos, por lo cual quedó desprotegido parte del patrimonio ambiental de Michoacán.

    “Es indispensable que las instituciones que están encargadas de la administración de las áreas naturales protegidas del estado, cuenten con los suficientes recursos para que implementen programas que posibiliten la realización de las acciones necesarias que permitan preservar, manejar y proteger de manera adecuada a las mismas”.

    Finalmente, puntualizó que las áreas naturales protegidas producen beneficios económicos, sociales y culturales, que proporcionan servicios que permiten vivir de ellos, los cuáles proveen alimentos, agua, aire y oportunidades para la recreación y la investigación, además de dar mantenimiento a los recursos naturales vitales y los servicios de los ecosistemas, por lo cual es necesario que se incremente la superficie y las áreas naturales protegidas en el estado.