«DETENER DAÑO AL PRD»

    0
    756

    Militantes de Izquierda lamenta la respuesta negativa de la Presidenta Nacional del partido ante el principio de solución al conflicto suscitado por ella misma en el Senado de la República.

    Saludamos el gesto político del senador Miguel Barbosa para contribuir, con su separación voluntaria de la Coordinación del GPPRD en el Senado, a una salida sensata al conflicto originado en la intolerancia de algunos.

    Tal determinación debe ser correspondida por una acción recíproca por quienes desde la dirección nacional del partido y otros ámbitos han suscitado esta crisis en la que nada gana el PRD que, dicen, intentan defender.

    Reconocemos en el senador Raúl Morón al nuevo coordinador de nuestro grupo parlamentario y tal debiera ser la posición de comité nacional.

    Una declaración del senador Miguel Barbosa, que se puede compartir o no, fue el pretexto para «construir» una falta que debía ser sancionado.

    Se sacó del cajón de lo peor de la historia el «Delito de Opinión» para configurar una sanción política que intenta ser jurídica al senador Barbosa y ello es inaceptable trátese de quién se trate.

    Es un desatino mayúsculo tan equivocada respuesta a un planteamiento eminentemente político y ahondar, entonces, la crisis del partido.

    Responder ideas con golpes configura el tránsito de una derechización política en que han colocado al partido en los últimos años, a una triste y más lamentable lumpenización del PRD.

    Recordemos que Militantes de Izquierda, y el senador Barbosa, convocamos a que «el PRD impulse la construcción de un Bloque Opositor Nacional de Izquierda que postule un solo candidato a la Presidencia de la República, el cual debiera ser el mejor posicionado de entre quienes han hecho público su interés al respecto.

    Conminamos entonces al PRD, a sus órganos y liderazgos, a reconocer la línea político-electoral hacia el 2018 que aprobó por unanimidad el más reciente Congreso Nacional del partido: por la izquierda, desde la oposición, y sin el PRI ni el PAN.»

    El senador Barbosa manifestó, además, su apoyo a López Obrador lo cual puede ser discutido, compartirse o no, rechazarse por quienes opten por la derecha política, más no ser motivo de sanción alguna, como ha sucedido ya en nuestro partido en estos días.

    Además de que ningún parlamentario puede ser reconvenido por sus opiniones (Articulo 61. Los diputados y senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos, y jamás podrán ser reconvenidos por ellas), se pospone inadecuadamente el discutir la crisis general de la izquierda y particular del PRD.

    Reiteramos que esta opinión expresada por el Senador Barbosa es transversal a todas las corrientes políticas al interior del PRD, lo mismo opinan o han dado pasos concretos en tal sentido no pocos cuadros políticos del partido de TODAS las expresiones internas y no se pude enfrentar tal cuestión con amenazas o filtraciones burdas que intenten, sin lógralo, dañar con desprestigio a los libres pensadores.

    Urge modificar las formas y fondo de la discusión política al interior del PRD; consideramos aún hay oportunidad y voces para ello.

    El PRD debe recuperar su carácter opositor al régimen neoliberal o profundizar la conducta colaboracionista como sucede en los últimos años.

    Esa es, en nuestra consideración, la cuestión central.