ARTESANOS MICHOACANOS SON RECONOCIDOS POR SU DESTREZA EN CANTERÍA Y LAPIDARIA

    0
    598

     

    • De 120 mil pesos, la bolsa en premios para los 22 ganadores

    Morelia, Michoacán, a 19 de mayo de 2019.- Artesanos michoacanos en la rama de cantería y lapidaria mostraron su talento y destreza en el XXIII Concurso Estatal de Cantería y Lapidaria en el marco de la Cuarta Feria de la Cantera, que tiene como sede la Plaza Melchor Ocampo, en el centro histórico de Morelia.

    El Instituto del Artesano Michoacano (IAM), en coordinación con la Secretaría de Cultura Federal a través del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), llevó a cabo la 23° edición del Concurso de Cantería y Lapidaria, en el que se inscribieron 65 piezas de 48 artífices procedentes de ocho localidades de cinco municipios del Estado.

    “En este concurso en coordinación con el Fonart, entregamos una bolsa en premios por 120 mil pesos, que se repartió para los 22 ganadores en las diferentes categorías”, señaló la directora general del IAM, María Emilia Reyes Oseguera.

    Agregó que la exposición y venta de las piezas participantes y ganadoras permaneció durante siete días, con el objetivo de que más personas conozcan el trabajo que realizan los artesanos de estas ramas, además de que valoren todo el proceso que pasan para poder crear una pieza, y que las y los compradores consideren esto al momento que adquieren una artesanía de cantera o lapidaria.

    La funcionaria estatal, mencionó que a través de esta muestra de cantera y lapidaria, el sector artesanal genera posibles clientes que, al conocer su trabajo, les puedan buscar posteriormente para otros trabajos, además de pagarlos a precio justo, ya que también con la campaña de “Valoremos el Trabajo Artesanal”, se ha logrado sensibilizar a los compradores para que paguen el precio adecuado por las piezas.

    El artesano moreliano, Enrique Martínez Avalos fue el ganador del premio especial en la categoría de columnas y los ganadores del primer lugar en las diferentes categorías fueron: Fernando Chacón Ramírez, en fuentes y pilas; Omar Meza Piña, en nichos; Everardo Javier Ruíz Hernández, en cruces; Adrián Ceja Flores, en balconería y bancas; José Manuel Villeda Santillán, en esculturas; Gustavo Chacón Correa, en columnas y José Cruz Ramírez Olvera en libre y lapidaria.

    El caballo michoacano Nevado se impuso en el Primer Concurso Nacional de Caballos Bailadores.

    • Un total de 18 equinos ofrecieron un vistoso espectáculo en el recinto ferial.

    La Goleta, municipio de Charo, Michoacán, a 19 de mayo de 2019.- En el marco de la Expo Fiesta Michoacán, se llevó a cabo el Primer Concurso Nacional de Caballos Bailadores, en el que resultó ganador el caballo Nevado, propiedad del michoacano Víctor González, quien se impuso con un total de 100 puntos otorgados por los jueces.

    En segundo lugar, se colocó Eclipse y el tercero lo obtuvo el caballo Víctor, ambos propiedad de Roberto Ramírez, representante de Morelos; los tres ejemplares lograron los más altos puntajes luego de su participación individual de 2 minutos sobre la tarima, acompañados por música de la Imponente Banda 01.

    En la plaza de toros portátil del recinto ferial, el concurso reunió a un total de 18 participantes provenientes de Morelos, Jalisco, Guerrero, San Luis Potosí, Querétaro y de diversos puntos de Michoacán, quienes fueron evaluados por jueces especializados de Jalisco, Estado de México, Sinaloa y Michoacán.

    La entrega de reconocimientos a las duplas ganadoras estuvo a cargo del secretario de Desarrollo Rural y Agroalimentario, Rubén Medina Niño y por el organizador del concurso, Carlos Santana, entre otros.

    El concurso se llevó a cabo atendiendo a la tendencia que a nivel internacional se impone para este tipo de competencias, orientada a que los ejemplares equinos no sean maltratados, ni antes ni en el momento de ser evaluados.

    Entre los aspectos que el jurado calificó estuvieron: la altura de los movimientos del caballo; la cadencia al bailar y si el jinete no empujó demasiado al caballo con sus piernas o con las espuelas, conduciéndolo de la forma más natural.

    Por el contrario, aspectos que podrían haber llevado a la descalificación de los participantes fueron: Que el caballo se haya salido de la tarima de baile; que el jinete haya castigado demasiado al caballo; si éste sangró, o si el jinete participó en la competencia en estado inconveniente.